sábado, 5 de abril de 2014

Apuntes para el balance de una Lucha Histórica

Por Walter Ormazábal

La CTERA fue la única organización nacional que rechazó la conciliación obligatoria y concretó el Paro de 48 hs. del 5 y 6 de marzo. La firmeza en esa posición y la masiva movilización de más de treinta mil docentes al Ministerio de Educación de la Nación posibilitó que, después de dos años de cierre unilateral por decreto, este año se pudiera llegar a un acuerdo estableciendo un piso salarial con un incremento del 29 %, en dos tramos.

A nivel de la Provincia de Buenos Aires, los sindicatos que integran el Frente Gremial Docente Bonaerense aprobaron la propuesta salarial, conforme lo resolvieron las Asambleas de Distrito de cada organización. En el caso del SUTEBA la aceptación de la propuesta se aprobó en el 92% de las Asambleas.

Tuvimos que enfrentar también con firmeza y convicción las maniobras del gobierno de Scioli. Asi rechazamos la inconstitucional conciliación obligatoria y dos fallos judiciales que pretendían el levantamiento de las medidas de fuerza.

Estuvimos en la puerta del SUTEBA Central haciendo el aguante al Plenario de Secretarios Generales y el clima de alegría que reinaba da cuenta del logro no sólo en lo salarial (donde se obtuvo un aumento entre el 30 y el 38,8%, también en dos tramos), sino además en la perspectiva de la normalización de las prestaciones del Ioma, la equiparación de las Asignaciones Familiares con las nacionales, fondos para infraestructura y comedores escolares y el no descuento de los días de paro. Culminó así el Plan de Lucha que con 17 días de paro, tres marchas multitudinarias a la Casa de la Pcia. de Bs. As.(10.000 compañer@s), a la Gobernación (50.000. compañer@s) y al Ministerio de Educación de Nación e innumerables acciones en todos los distritos de la provincia, nos permitió arrancarle al gobierno todas estas conquistas.

Así se vivió también en las escuelas. Comenzamos el ciclo lectivo con el orgullo y la convicción que esta fue una lucha heroica que terminó con un triunfo que, como todos los de la clase obrera es parcial y transitorio, pero que nos fortalece para las próximas luchas. Inmediatamente, luego de capitalizar lo logrado, salimos a la ofensiva por las deficiencias en la infraestructura, comedores, etc.

Luego del "plenario opositor" realizado en Bernal hace algo más de un mes, Lidia Braceras del SUTEBA de Quilmes declaraba a un diario local: "venimos elaborando a través de asambleas de escuelas, un plan de lucha que, en el caso del Frente Gremial o la CTERA decepcionen y no lo continúen, nosotros estamos dispuestos a seguir adelante y estamos en condiciones de ser una conducción alternativa en el conflicto". 

Los hechos demostraron que esto no era así. Ni lo intentaron

Evidentemente, la debilidad que mostraron al tener que suspender dos veces la "marcha de antorchas" que quisieron mantener por afuera del Frente Gremial, luego que la inmensa mayoría de las asambleas aprobaron el acuerdo salarial, muestra el fracaso de esa línea oportunista a la que el conjunto de la docencia bonaerense, y en particular la de Quilmes, le dio la espalda.

Algo parecido sostenían sus aliados de Udocba, que terminaron con un paro que nunca se levantó, pero quedó diluido porque nadie lo tomó en serio.

Otro tanto ocurrió con la pretendida "federación nacional docente" que estos mismos sectores intentaron impulsar para paralelizar a la CTERA. 

Pasaron con pena y sin gloria este conflicto y, a su pesar, el SUTEBA, la CTERA y el Frente Gremial Docente Bonaerense salieron fortalecidos.

Más allá de los logros económicos que obtuvimos, todavía el balance político no se dimensiona en toda su magnitud.

Un párrafo aparte merece la presunta convocatoria de algunas seccionales del SUTEBA al paro de Moyano y Barrionuevo, acompañados por Micheli. Al respecto hay que decir que algunas de esas seccionales, entre ellas Quilmes, llevaron esa "propuesta" al Plenario de Secretarios Generales del SUTEBA, pese a que no correspondía porque nuestro sindicato no integra ninguna de las entidades convocantes. Aún así su posición quedó en absoluta minoría. Si fueran democráticos, como proclaman, por lo menos deberían abstenerse de usar el nombre de nuestra organización en sus volantes de convocatoria, ya que las seccionales no están por encima del conjunto. Pero actúan como si fueran dueños de una quintita.

Sin embargo, el debate principal es otro. El partido obrero que, objetivamente, arrastra tras de si a las seccionales de oposición del SUTEBA, dice sobre el paro: "Todo paro nacional es político, por ser un movimiento del conjunto de los trabajadores. Pero la perspectiva política de quienes lo convocan se ajusta al libreto de la oposición, que fatiga por estas horas los despachos de Wall Street y de Washington". Luego dice: "Concientes de esta situación, Moyano y Barrionuevo largan un paro aislado que les permitirá armar una tregua de varias semanas hasta que aclare el panorama del plan de ajuste", agregando "El carácter dominguero del paro no puede ser separado de todas las presiones para que se reglamente aún más el derecho de huelga y se prohíban los piquetes". (Prensa Obrera 03/04/14)

Sin embargo, luego de esta lapidaria crítica típica de su estilo, TERMINA CONVOCANDO AL PARO!. 

Coincido con que todo paro nacional es político. Es más, todo paro es político aún cuando se declare por reivindicaciones puntuales. El problema es, justamente, el objetivo político de este paro, convocado por quienes ya han demostrado sobradamente tener un proyecto político asociado a los enemigos de los trabajadores.

Por si no queda claro reitero EL SUTEBA Y LA CTERA NO CONVOCAN NI ADHIEREN A ESTE PARO. Si alguno quiere confundir o confundirse deberá, una vez más, NEGAR LA REALIDAD.

1 comentario:

Laura Velázquez dijo...

Saben cuando contaremos con la grilla completa?Gracias!